Forte & Vizcaino | Business Review - Marca Personal

Marca personal: ¿diferenciación o vanidad?

El sentido de cualquier marca reside en la acción de diferenciar. Cuando nosotros mismos nos convertimos en marca, lo hacemos para presentar nuestra singularidad en una sociedad masificada. De alguna forma estamos comunicando que marcamos la diferencia y que nuestra valía personal nos eleva sobre el promedio.

El caso es que mas allá de la proliferación de «marcas personales» andantes, que como bien he remarcado, queda totalmente justificada desde un punto de vista competitivo, está la ética subyacente a la naturaleza de algunas acciones adoptadas en el proceso de convertirse en marca. Todo vale para aquellas factorías humanas de la vanidad que no reparan en vender humo, inflando su autovalía, decorando sus habilidades e hipercamuflando sus defectos. Esa combinación de variables se aproxima más al corolario de una estafa, que a lo que debería ser la búsqueda honesta de la diferenciación. También es verdad que el propio estafador, la mayoría de las veces, no será consciente de estar estafando, pues su pobre nivel de autoconciencia unido a un ego sobredimensionado y tóxico, le impedirá realizar un autodiagnóstico objetivo de sus auténticas capacidades.

La marca personal saludable debería situarnos en la rampa de salida del mercado de los productos humanos, nos envolvería en un halo de gracia y nos presentaría como una promesa, la que es dada a través de nuestros valores, capacidades, méritos y aspiraciones. Nuestros logros serían la garantía y nuestro compromiso con la organización que nos contratase, el mejor servicio post venta posible.

Pero ojo, cuando la marca personal se convierte en obsesión, y a medida que se intensifica la necesidad de reconocimiento social, la promesa se suele distorsionar proporcionalmente al nivel de vanidad del sujeto en cuestión, a veces, incluso a riesgo de alcanzar tintes cómicos. Desde Forte & Vizcaíno | Business Review, a modo de conclusión, se recomendaría enfocar el desarrollo de la marca personal como una promesa, edificada y mantenida a partir de la honestidad con uno mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *