Forte&Vizcaino - Business Review - José Antonio Forte Vizcaíno

El LÍDER TOTAL: Un Rara Avis en la Organización Moderna

“No le temo a un ejército de leones liderados por una oveja, temo a un ejército de ovejas lideradas por un león”, esta frase de Alejandro Magno “El Grande”, con casi veinticinco siglos desde que fue enunciada, sigue manteniendo una vigencia de tal calado, que en mi caso, consigue hacer vibrar cada poro, cada célula, cada molécula y átomo de mi cuerpo. Muchos son los gurús y grandes pensadores que hablan de liderazgo: “…que si se puede aprender, que si no, que si es algo innato y por lo tanto se nace, que si el líder se hace, etc.”. Existe una bibliografía sobre la temática de inagotable profundidad, que comprende todos y los más variopintos puntos de vista. Personalmente y en base a la licencia que me otorga el recoger mis propias reflexiones en ésta, la página Forte&Vizcaíno | Business Review, puedo presentar el que para mí sería el auténtico secreto y significado ligado a dicha acepción.

Para empezar, me gustaría separar y diferenciar claramente lo que sería un liderazgo sustentado en el poder, del que y como me gusta denominarlo, está cimentado en la herencia genética y la propia modelación del individuo a través de su aprendizaje sociocultural. Naturalmente ambos no son conceptos diametralmente opuestos, pudiendo claro está, converger en una misma persona, aunque por desgracia, la experiencia me ha demostrado que sólo en contadas ocasiones estaríamos en presencia de un auténtico “rara avis”, “un unicornio”, alguien tan especial, tan por encima de un mundo construido y subyugado a la dialéctica materialista, que con toda honestidad, encontrarlo sería un hito que nos situaría ante el prototipo del que debería ser considerado como “LÍDER TOTAL”. En cualquier caso y como sobre la cuestión de liderazgo existe abundante literatura generada por eminencias y autoridades mundiales en la materia,  me limitaré a dejar unas pinceladas básicas plasmadas desde mi propia subjetividad intelectual.

Liderazgo es para mí, “aquella condición sublime que identifica a la que debería ser reserva evolutiva de nuestra especie” (J.A. Forte). Esto no sería otra cosa que y en base a la propia sabiduría del universo incognoscible materializado en la naturaleza, aquellos individuos que atesoran las mejores cualidades y condiciones, no sólo en inteligencia (intelectual y emocional), sino y lo que a mi juicio sería más importante: los que poseen y manifiestan un código de valores elevado y un espíritu recio e indomable. Y no se puede caer en la tentación de pensar que cualquier directivo, ya sea de nivel intermedio o de nivel estratosférico, tiene por qué serlo (No es lo mismo directivo que líder, aunque a veces ambos conceptos pueden confluir en un mismo sujeto). Es más, tengo una firme convicción, cuanto más arriba en la escala y más embriagadas las personas de poder y recompensas materiales, el significado profundo de la palabra comienza a diluirse. Así no es de extrañar, que los mayores casos de corrupción, catástrofes financieras, discriminaciones y tratos abusivos, se produzcan siempre y sean ejercidos por aquellos que parecen encarnar a la perfección lo que NO debería ser un líder. 

–  Directivos de nivel intermedio para los que el fin justifica los medios y sólo brilla en sus ojos el ansia de poder.

–  Directivos de niveles superiores, que en su afán por colmar todas sus aspiraciones materiales y asentar y blindar su base de poder, no dudan en explotar cualquier recurso, en exprimir y maltratar a cuantos se interpongan en su camino.

¿Cómo y en base a qué criterios deberíamos comenzar la búsqueda del LÍDER TOTAL?

En mi opinión, un buen punto de partida; una vez determinadas las cinco condiciones básicas y de manual, que cualquier líder debería poseer, éstas son: inteligencia, carisma, magnetismo, empatía y capacidad de persuasión; sería el de centrar el foco de atención en la resistencia a la corruptibilidad que ofrece dicho individuo. El LÍDER TOTAL es incorruptible, rebelde e imposible de comprar, no hay pues opción de sumergirlo en la degradación, por más tentadores que sean los incentivos que el sistema en cuestión puede desplegar para intentar domesticarlo y convertirlo a su causa. Pues ese tipo de líder, surge como respuesta, emerge como antídoto para lograr alcanzar las más grandes cotas de humanidad, dignidad y cumplimiento de la visión más elevada, que no es otra que la de ayudar a todos aquellos que confían en él. Es en este punto donde se alcanza la verdadera reciprocidad líder – seguidores, seguidores – líder. El LÍDER TOTAL es en definitiva un ser extremadamente visionario, clarividente y de principios sólidos, que además, detenta las siguientes características:

Checklist: Líder Total

–  Creatividad.

–  Curiosidad.

–  Humildad.

–  Congruencia.

–  Honestidad.

–  Rectitud.

– Honradez.

–  Conducta ejemplar.

–  Bondad.

–  Entusiasmo.

–  Fortaleza.

–  Valores. 

–  Ética profesional.

–  Habilidad de comunicación.

– Dignidad.

–  Altruismo.

–  Sacrificio.

– Diligencia.

–  Compromiso.

–  Compasión.

–  Respeto por la naturaleza.

–  Eficacia.

–  Talante conciliador.

–  Habilidades de negociación.

–  Influencia.

–  Sensibilidad.

–  Honor.

–  Lealtad.

Incluso se podría decir, que a veces, es importante que el LÍDER TOTAL posea una ligera dosis de agresividad, no para atacar, sino para defenderse y es que, el ser más noble requiere al mismo tiempo poseer la mayor fortaleza y entereza de espíritu para reaccionar con la contundencia necesaria cuando desde el Status Quo imperante se pretenda derribarlo y con él, aniquilar el proyecto de justicia social que personifica. Cualquier organización que sea capaz de encontrar y tratar como debe a un LÍDER TOTAL, deberá entender que es imposible que dicha relación acabe en buen puerto si la propia institución está degradada y corrompida y lo que es peor, no hay atisbo de mejora posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *